Especialidades

BUSTO

Aumento

Estoy convencido que actualmente el símbolo más importante de la feminidad es el busto, esto debido principalmente a que hombres y mujeres tienen tendencia a utilizar el pelo largo y corto, las mujeres utilizan cada vez más los pantalones, pero lo que sigue distinguiendo a una mujer bella, es la forma y contorno del busto.

Por lo que estoy muy preocupado en el estudio y el análisis de la belleza del busto femenino, y el volumen es uno de los aspectos más importantes. Por lo tanto, es frecuente que una mujer desee aumentar el volumen de su busto para verse mejor, que la ropa le ajuste bien, y que pueda usar prendas escotadas que le permitan lucir más bella.

Por lo que hasta este momento la única y más segura forma de lograr un aumento del volumen mamario es mediante el uso de implantes. Estos implantes tienen una cubierta de silicón y están rellenos de gel de silicón cohesivo y son fabricados con los estándares más altos de control de calidad, por lo que puedes estar tranquila que son seguros, y que instancias como la FDA ha aprobado su uso y comprobado su seguridad, además de poder asegurarte que no provocara en tu organismo ningún tipo de enfermedad incluyendo el cáncer de mama, sin embargo es muy importante que continúes con revisiones anuales con tu ginecólogo para poder seguir evaluando la salud del tejido mamario, que es totalmente independiente del implante.

Existe una gran variedad de implantes en el mercado, sin embargo, nuestra preferencia es por los implantes de superficie texturizada debido a que tienen una menor frecuencia de contractura capsular, esto se refiere a un endurecimiento progresivo provocado por la contracción de una membrana que cubrirá el implante posterior a su colocación.

También existen diferentes formas y tamaños de implantes, pero principalmente se dividen en redondos y anatómicos, los redondos tienen una forma totalmente homogénea, son iguales en el polo superior e inferior, y los anatómicos son aquellos que tienen mayor volumen en el polo inferior.

Por lo cual es sumamente importante una valoración cuidadosa por parte de nosotros, para valorar distintas variables únicas en cada mujer como son:

• Edad
• Estatura
• La piel
• La glándula mamaria existente
• La forma y longitud del tórax
• La distribución de la grasa en la glándula mamaria
• La espalda
• El volumen mamario deseado
• La forma deseada

El análisis del conjunto de estas variables, me permitirá realizar las decisiones necesarias para poder lograr los mejores resultados.

Habiendo expuesto las variables que se deben tomar en cuenta para el aumento del busto, también debemos decidir la vía de abordaje o la incisión que vamos a utilizar para la introducción del implante en la mama.

De las tres anteriores mi elección y sugerencia seria la periareolar, la cual se realiza justo donde termina la areola y comienza la piel del busto, lo que permite que la cicatriz se muy discreta y que con el tiempo prácticamente se borre, además la sensibilidad del pezón y la areola no se ve afectada, y en el futuro, cuando decidas utilizar un bikini o una ropa interior pequeña será imposible que la cicatriz pueda ser notada, lo que sería muy difícil de lograr con las otras dos incisiones.

Otra decisión que debemos tomar es si colocamos el implante por debajo de la glándula mamaria o si lo colocamos por debajo de la glándula y el músculo pectoral, esta decisión la tomaremos en base a el tejido existente que deberá cubrir el implante, si tú eres una mujer delgada, deberemos colocar el implante abajo del musculo pectoral para lograr un mejor resultado y que el implante no sea muy notorio y se note demasiado.

La cirugía de aumento mamario se realiza bajo anestesia general, y tiene una duración aproximada de 1 hora, y es considerada como una cirugía de corta estancia, lo que significa que el mismo día cuando ya te hayas recuperado totalmente de los efectos anestésicos podrás completar tu recuperación en casa.

Inmediatamente terminada la cirugía te colocaremos un brassiere especial el cual deberás usar las primeras 4 a 5 semanas, con la finalidad de aplicar una compresión uniforme moderada y así la inflamación sea menor. Tendrás que estar con medicamentos vía oral, por una semana, que consiste en un antibiótico para disminuir el riesgo de una infección y un analgésico para disminuir el dolor, el cual irá desapareciendo paulatinamente.

Podrás reincorporarte a tus actividades de forma gradual, pudiendo regresar a tu trabajo aproximadamente en una semana, a manejar tu auto a las 2 semanas y al gimnasio en 3 semanas.

Es muy importante realizar una valoración completa de tu salud antes de cualquier cirugía, y deberemos valorar unos exámenes de sangre preoperatorios y checar tu estado general de salud y poder disminuir los riesgos inherentes de cualquier cirugía al mínimo.

Ya habiendo seguido todas las indicaciones y cuidados, podrás continuar con tu vida normal, con una nueva forma y volumen mamario que te harán lucir más bella y que toda tu ropa te quede mucho mejor.


Reducción

En algunas ocasiones, por motivos genéticos familiares o en otros casos por cuestiones hormonales, las glándulas mamarias pueden crecer más de lo normal, provocando una entidad clínica conocida como Gigantomastia o Hipertrofia mamaria, la cual está caracterizada por el exceso de tejido glandular mamario y acumulación grasa excesiva en el área de las mamas.

Esta alteración afecta de manera muy importante la posición de la espalda, lo que provoca importantes desviaciones de la columna vertebral, y subsecuentemente dolores muy importantes a nivel de el dorso o espalda. Lo que en muchas ocasiones impide una vida normal, la práctica deportiva y una correcta posición. Y no menos importante, las mujeres que padecen este problema, se sienten muy incómodas por no poder utilizar prendas de vestir ajustadas, lo que les obliga a utilizar ropa muy holgada que las hace ver como excedidas de peso.

También sufren de constantes malestares en la piel del pliegue mamario inferior, la cual por la constante humedad acumulada en esta área puede llegar a provocar escoriaciones y maceración. No se diga de la necesidad del uso de brassieres especiales, difíciles de conseguir y de alto costo.

Soy muy sensible de todas estas alteraciones, por lo que estoy en la posibilidad de ofrecerles a estas pacientes, una cirugía denominada Mamoplastía de Reducción, o disminución quirúrgica del busto. La cual es una combinación de lipoescultura de la glándula mamaria, y una resección del exceso de grasa, glándula y piel, logrando darle una nueva forma, atractiva, juvenil, y de una talla acorde con los gustos y preferencias de cada paciente.

Esta cirugía de reducción del busto, tiene varias versiones, las cuales se diferencian, en la localización de las cicatrices, pueden ir de muy pequeñas a mayores. Esto dependerá, siempre, de la cantidad de tejido mamario que sea necesario resecar.

Entre mayor sea el tamaño del busto, necesariamente las cicatrices tenderán a ser ligeramente más grandes. Sin embargo, contamos con distintos tratamientos postoperatorios que nos permitirán mejorar dichas cicatrices, los cuales consisten en terapia con láser, y distintos medicamentos que nos permiten ofrecer cicatrices prácticamente imperceptibles en un busto bello y juvenil, que le permitirá a la paciente hacer su vida normal, realizar actividades deportivas que siempre quiso realizar, utilizar esas prendas ajustadas que siempre ha querido usar, sintiéndose más bella y plena.

Es una intervención que se realiza bajo anestesia general, tiene una duración aproximada de 2.5 horas, y es posible manejarla como paciente ambulatoria, y debemos considerar aproximadamente 10 días para poder realizar sus actividades diarias normales.


Rejuvenecimiento

El concepto de belleza en la mujer actual ha cambiado con el paso de los años, anteriormente una mujer no se preocupaba por su aspecto físico después del matrimonio o después de los embarazos, sin embargo, esto ha cambiado radicalmente. Actualmente sabemos que el hecho de haber sido madres, o el hecho de ser una mujer madura no significa que deba descuidarse el aspecto físico y mucho menos olvidarse de que una mujer plena es aquella que disfruta de la vida en todos los aspectos.

La mujer moderna, ocupada en múltiples ocupaciones, el hogar, la maternidad y ser una pareja, la cual ha sido mama en varias ocasiones, que realizó lactancia materna, sabe y reconoce los efectos y los cambios que el embarazo y el tiempo han causado en la forma y firmeza de su busto. Por lo que es muy fácil comprender muy claramente la necesidad de realizar un análisis de sus glándulas mamarias, ¿y porque no?, darse la oportunidad de corregir los cambios causados por el tiempo y los embarazos.

¿Pero qué es lo que podemos hacer? ¡Pues mucho! Existen varias técnicas quirúrgicas conocidas como Mastopexia, las cuales tienen como objetivo, reposicionar el complejo Areola-Pezón en el lugar adecuado, para que tu busto no dé la impresión de estar muy abajo o caído, también logra el beneficio de retirar el exceso de piel producto de la lactancia, ¿y porque no? mejorar la firmeza de la glándula en general. Puede ser realizada como técnica individual o con la colocación de implantes mamarios de gel de silicón, como lo mencionamos en el apartado de aumento de busto. La utilidad de colocar un implante mamario durante la cirugía de rejuvenecimiento del busto o de una mastopexia son muchas, nos permite ofrecerle a la paciente ese aumento que siempre deseo, también le podemos ofrecer un reposicionamiento del complejo areolo-pezón con incisiones o cicatrices mínimas, y además nos permite un resultado con un busto con mayor firmeza, que la piel se vea renovada, tensa, como antes.

Esta cirugía se realiza bajo anestesia general, y tiene una duración aproximada de 2 horas, y podrás reincorporarte a tus actividades diarias en aproximadamente 8 a 10 días.

¡No esperes más para lucir como siempre soñaste!

Agenda una cita, obtén un diagnóstico a tu medida y respuestas a todas tus dudas.